Tendría que haber un verdadero milagro para que el Arsenal juegue una competición europea, pese a haberle ganado al Chelsea en Stamford Bridge por primera vez en 10 años. Y para poner en contexto lo grave que es esto en la historia del club del norte de Londres, sería la primera vez que sucede en 25 años. El declive de los “cañoneros” viene ocurriendo de hace varios años, y para poder parar esta dinámica será necesaria prácticamente una revolución en el mercado de traspasos. Tanto de jugadores que se recluten, así como también de los que dejen la disciplina del equipo dirigido por Mikel Arteta.

Uno de los puntos flacos del Arsenal ha sido su juego interior. Sólo con la aparición de Emile Smith-Rowe el equipo empezó a mostrar capacidad de poder crear ocasiones de gol a partir de su juego posicional (el ataque mientras el rival está  encerrado en mitad del campo protegiendo su portería). Martin Odegaard llegó cedido del Real Madrid en enero y cargó con la presión de crear más ocasiones de gol que hasta entonces recaía exclusivamente sobre Smith-Rowe. Cuando el noruego regrese a Madrid, será necesario reemplazar a este jugador para que la temporada que viene no se corra el riesgo de que Smith-Rowe se lesione, y entonces el equipo no tenga como crear ocasiones de gol. En su momento, el Arsenal estuvo vinculado con Houssem Aouar y Emiliano Buendía. Mientras que el francés es un jugador que se desempeña primordialmente en el centro de la cancha, Emiliano Buendía es un ‘10’ que puede jugar en cualquiera de las dos bandas, y que es además muy dinámico. Aunque Aouar es un jugador que puede ser muy atractivo porque tiene mucho talento, el jugador argentino del Norwich City puede ser una opción que resulte mejor las cualidades anteriormente mencionadas. Sería un jugador que podría darle descanso a Smith-Rowe (en caso de que el inglés sea el ‘10’ titular) o jugar junto a él, tanto en la derecha como por la izquierda.

Siguiendo con el juego interior, pero en la zona de volantes, también hay trabajo por hacer. Thomas Partey y Granit Xhaka no han sido alineados juntos las veces suficientes por las lesiones del ghanés. Dani Ceballos no ha sido un jugador que pueda competir por la titularidad, y sólo juega cuando hay muchos partidos seguidos y uno de los dos jugadores debe descansar. Mohammed Elneny es un jugador muy laborioso, pero no tiene talento en exceso. Ceballos está cedido por el Real Madrid y regresará al final de la temporada, mientras que el jugador egipcio no parece que jugará más allá de esta temporada en el equipo de los gunners. Será vital que el equipo fiche a un jugador que sea una mejora sobre lo que ya hay en el equipo. Como a comienzos de temporada se fichó a Thomas Partey, lo natural sería fichar a un jugador que se considere como mejor que su pareja de mediocampo, el suizo Granit Xhaka. Los jugadores que se han vinculado con el Arsenal son Eduardo Camavinga, del Stade Rennais, y Yves Bissouma, del Brighton and Hove Albion. Será muy difícil para el Arsenal fichar a Camavinga, dado que es un jugador que parece ser un jugador de un talento generacional y que la élite europea está siguiendo sus pasos. Será más fácil lograr un traspaso por Bissouma, y es un jugador que aportará mucho dinamismo y solidez defensiva, siendo además un buen pasador.

Este año la defensa también será clave. El Arsenal es sumamente débil en el lateral derecho, donde Héctor Bellerín, Cedric Soares ni Calum Chambers han logrado hacerse definitivamente con el puesto. Max Aarons, también del Norwich City, ha sido vinculado con el Arsenal. Lo cual significará que uno de los laterales derechos probablemente se irá del equipo. En el lateral izquierdo, el problema es básicamente que aunque Kieran Tierney sea un jugador excelente, no es un jugador que sea capaz de acumular dos semanas jugando partidos en los fines de semana y entre semana. Arsenal debe fichar a un lateral izquierdo que esté probado en la competición inglesa, y que de garantías. Ryan Bertrand, del Southampton, quedará libre a final de temporada y, es un jugador de vasta experiencia y competente en su labor. El Arsenal debería verlo con mucho interés porque habrán partidos que Kieran Tierney no podrá jugar, ya sea por las lesiones a las que es propenso, o por los descansos que se le deberán dar para que no se lesione.

Hay muchos jugadores que no cuentan para Mikel Arteta, y que el Arsenal bien haría en vender. Sead Kolasinac, Matteo Guendouzi, Lucas Torreira, Ainsly Maitland-Niles, Joe Willock, Reiss Nelson, Héctor Bellerín, Eddie Nketiah y Mohamed Elneny son todos jugadores que con toda probabilidad no jugarán la siguiente temporada en el Arsenal porque no están jugando muchos partidos en la temporada en curso. Alexandre Lacazette, jugador muy importante para el equipo, está en su último año de contrato y es problable que salga del equipo. 

Con un número de jugadores más manejable y con mejoras en determinadas áreas, ahora sí es verdad que habrá presión sobre Mikel Arteta para que entregue resultados mucho mejores que los obtenidos esta temporada.