Dos de los equipos que lucharán por un puesto de acceso a la Liga de Campeones de la UEFA: Manchester United y Arsenal. Foto de Ardfern, con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike International 4.0.

Era difícil imaginar que, tras perder sus primeros tres partidos de la temporada, el Arsenal estaría compitiendo por un cuarto lugar que da acceso a la Champions League. Los equipos grandes que le compiten el puesto, Manchester United y Tottenham Hotspur, cambiaron de entrenador y ahora tienen entrenadores que imprimirán un sello característico —cosa que viene buscando el Arsenal y que al parecer ha encontrado—. Hoy, el equipo que marca la entrada a esos puestos de Champions League es el Arsenal. Así es el fútbol.

Ralf Rangnick, el nuevo entrenador del Manchester United tras la destitución de Ole Gunnar Solksjaer, es el ideólogo del ‘gegenpress’. Traducido al castellano, este vocablo en alemán significa “contrapresión”. En este contexto, se trata de buscar generar eventos en los que el rival, tras recuperar el balón, se encuentra vulnerable. Se busca presionar rápidamente para aprovechar esta vulnerabilidad posicional y atacar lo más rápido posible. Filosofía que luego ha sido abanderada por Jürgen Klopp , Ralph Hassenhüttl, Thomas Tuchel y Julian Nagelsmann. Los ‘Red Devils’, pese a tener este nuevo proyecto, todavía no arrancan bajo la dirección de Rangnick. Éste, sin embargo, es un plan ambicioso y a largo plazo. El contrato del entrenador alemán es hasta final de temporada, tras la cual pasará a ser un consultor externo en el área deportiva —a cargo de John Murtough y Darren Fletcher— para así dotar aún más de esta identidad del gegenpress al Manchester United.

Tottenham, por su parte, puso a Antonio Conte para sustituir a Nuno Espírito Santo en el banquillo. El equipo ha dado una vuelta de 180 grados y ha mejorado su estado de forma considerablemente. Ahora tiene dos partidos menos con respecto al Arsenal, que marcha cuarto en la clasificación. Si los gana todos, sobrepasarán a sus rivales del norte de Londres. Una cuestión: el próximo partido de liga los dos equipos los enfrentará a ambos, cosa que hará de éste un derbi del norte de Londres muy interesante. Este resurgir se explica por rigor táctico exigido por el técnico italiano que, sumado a la intensidad que han demostrado, ha permitido a los ‘Spurs’ acumular victorias y escalar en la clasificación. Todo ello con la clásica línea de tres utilizada por los equipos de Antonio Conte, un papel destacado para los carrileros (Reguilón y Emerson Royal), y una delantera formidable conformada por Heung-Min Son, Harry Kane y Lucas Moura.

Cada equipo tiene sus ventajas. El Manchester United, nombre a nombre, tiene la mejor plantilla (debería estar peleando el campeonato). El Tottenham tiene al mejor entrenador. Entre ambos, no hay una diferencia abismal en la plantilla, y tampoco hay demasiada diferencia en el recorrido de los entrenadores. El Arsenal tiene a un entrenador muy joven y sin experiencia, pero con una visión muy clara y al que, en su tercera temporada al mando (segunda y media, para ser precisos) se la han aportado jugadores más acordes con su filosofía. Así, el Arsenal también tiene una plantilla bastante competente (la segunda mejor al ser comparada entre los tres equipos) y una racha de partidos ganados de forma convincente que invitan a pensar que el equipo ha asumido la filosofía de Mikel Arteta. Se trata de una mezcla de su formación cruyffista en la cantera del Barcelona, lo aprendido con David Moyes que le permitió despuntar, lo que aprendió en su paso en el Arsenal a las órdenes de Arsene Wenger, para luego ser asistente técnico de Pep Guardiola.

Cuesta creer que el Manchester United no encontrará la forma de arrancar a las órdenes de Rangnick, pese a los reportes de prensa que apuntan a un malestar generalizado en la plantilla por los métodos del entrenador alemán. También que el Tottenham no estabilice su estado de forma a la baja, aunque con Antonio Conte siempre habrá la expectativa de que este equipo será capaz de golpear por encima de su peso. El Arsenal, por su parte, tiene muchos años sin ser un equipo capaz de enlazar resultados y grandes actuaciones de forma constante. Por lo que un bajón de su estado de forma no es para nada descartable, pese a que es eso justamente lo que ha logrado en los últimos meses.

Curiosamente, desde que Tottenham y Manchester United ficharon a sus nuevos entrenadores, quien mejor está jugando es el Arsenal. Con una plantilla competente, estará por verse si el equipo ‘Gunner’ puede aprovechar las próximas semanas, en las que tanto los ‘Spurs’ como los ‘Red Devils’ estarán buscando establecer sus propios automatismos y dotarse de identidad, para distanciarse aún más de sus perseguidores. Esto lo tendrán que hacer sin Thomas Partey, quien participará en la Copa Africana de Naciones en Camerún.

Hay que añadir a todo este panorama a equipos como Wolverhampton, West Ham y Leicester, así como el tema de los partidos que no se han jugado debido a los brotes de COVID-19. A estas alturas de la temporada, todo indica que será más fascinante la lucha por los puestos de Champions League, Europa League y Conference League.