Lo que dará más de qué hablar esta jornada es el retorno de Zlatan Ibrahimovic a la selección de Suecia y la muy sorpresiva derrota de Alemania contra Macedonia del Norte. Los grandes talentos jóvenes del presente (Erling Haaland y Kylian Mbappé) no estuvieron acertados en sus respectivos partidos, con el francés incluso desperdiciando un penal. 

En los dos partidos oficiales de su selección (hubo además un amistoso contra Estonia), Ibrahimovic realizó una asistencia por partido de gran factura. A sus 39 años, el delantero del AC Milan ha demostrado que su selección no se puede permitir el lujo de no contar con él. Otro veterano que dio de qué hablar fue Goran Pandev, quien aportó un gol en la victoria de Macedonia del Norte contra Alemania de visitante. Pandev, de 37 años, ganó la Champions League de 2010 con el Inter de Milán a las órdenes de José Mourinho. Siempre ha sido un jugador fiable, y lo sigue demostrando. Su selección la podremos ver en la Eurocopa de este año. Y a Pandev por fin lo veremos disputar un torneo de selecciones internacionales. La selección de Alemania tiene tiempo viniendo a menos, y la continuidad de Joachim Lowe está cada vez más discutida. 

Otra cosa que dejó esta jornada fue un cúmulo de países “pequeños” que han mostrado mayor competitividad.  Luxemburgo le ganó a Irlanda, Georgia —a no ser por un gol de Dani Olmo sobre la hora— pudo haber empatado con España, Letonia le sacó un punto a Turquía, y Chipre le ganó a Eslovenia, empató con Eslovaquia y perdió sólo 1-0 contra Croacia. Armenia le ganó a Rumanía (siendo éste último un país que ha aportado equipos a la Europa League y la Champions League de forma relativamente constante) e Islandia (un país que ha ido a la última Eurocopa y Mundial). Lituania ya jugó contra los dos favoritos para ir al Mundial Catar 2022 de su grupo: Suiza e Italia. Y no se llevó marcadores excesivamente abultados en contra (1-0 y 2-0, respectivamente).

El tópico de que algunas selecciones sean inferiores poco a poco va desapareciendo, aunque hayan habido algunas selecciones —como Gibraltar, San Marino y Liechenstein— que no han dado ese salto todavía (ya sea porque como Gibraltar, son selecciones nuevas, o como Liechenstein y San Marino, son lugares con pocas personas de las cuales es difícil ir sacando suficiente talento para hacer una selección competitiva).

Algunas selecciones que están acostumbradas a ir a mundiales porque sí, seguramente encontrarán en esta ocasión que deberán trabajar y emplearse a fondo para poder conseguir el cupo al Mundial del próximo año.