Foto tomada del  Barça 6-1 PSG, uno de los partidos más extraordinarios de la historia. En el Barcelona jugaban Neymar y Messi. Hoy ambos están en el PSG. Foto de Hugo Pérez Marsol, con licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic

El mercado de fichajes previo a la temporada 2021-2022 ha tenido como telón de fondo las consecuencias financieras negativas por la pandemia del COVID-19. Mientras algunos equipos han tenido que apretar el cinturón, otros han aprovechado para ampliar su ventaja respecto a otros equipos para confeccionar plantillas muy superiores. Los casos más emblemáticos son Chelsea, Manchester City y París Saint-Germain. Si tenemos que comparar entre las diferentes ligas, entonces se puede decir que la Premier League abrió una brecha considerable con respecto a las demás. La liga inglesa ha logrado hacer desembolsos importantes y quitarle jugadores importantes a otras ligas y equipos.

El PSG le quitó los capitanes al Real Madrid y al Fútbol Club Barcelona cuando se llevó a Sergio Ramos y Lionel Messi respectivamente. También tuvo de presa a la liga italiana cuando ficharona Achraf Hakimi y Gianluigi Donnarumma, el Inter y AC Milan respectivamente. También se aprovechó de la situación de Giorgino Wijnaldum, que dejaba el Liverpool tras acabar contrato. El holandés parecía que se iba al Barça, pero terminó por ir al PSG luego de que éstos hicieran una mejor oferta. Además todo parece indicar que el PSG se quedará con Kylian Mbappé para conformar un trío atacante formidable con Messi y Neymar.

Manchester City se ha limitado a hacer un solo gran desembolso. El de Jack Grealish, por £100 millones (€117 millones), se convirtió en el traspaso más caro de la historia de la Premier League. Y aunque no es un récord para el mayor desembolso total hecho durante una ventana traspasos, sí es verdad que llama mucho la atención que el récord de precio pagado por un jugador haya sido roto durante la pandemia del COVID-19, pese a que las peores restricciones han sido levantadas.

El Arsenal, que se encuentra en una situación deportiva delicada desde hace varias temporadas, ha decidido apoyar el proyecto de su entrenador —Mikel Arteta— con un desembolso de £146 millones (€170 millones). Tottenham trajo a Emerson Royal, Bryan Gil y Cristian Romero. El Chelsea entró en modo depredador y fue capaz de quitarle al Inter a Romelu Lukaku —un jugador que se convirtió en uno de los ‘9’ de área más destacados de Europa— así como también de traer a Saúl Ñíguez del Atlético de Madrid. Así, el equipo campeón de Europa refuerza su plantilla en la única zona donde se podía detectar una debilidad: la del delantero centro. Y además añade una mayor fortaleza y profundidad en la zona del mediocampo, donde ya estaban N’Golo Kanté, Jorginho y Mateo Kovacic.

Si ya el Manchester United podía decirse que tenía un equipo con mucho talento, ahora lo es aún más con las incorporaciones de Jadon Sancho, Raphael Varane y —principalmente— Cristiano Ronaldo. Liverpool fichó a Ibrahima Konaté, un central francés muy prometedor que conformó en Alemania una de las mejores duplas defensivas junto a Dayot Upamecano. Ahora, tendrá de pareja en la zaga central a nada más y nada menos que Virgil Van Dijk. Y no sólo es el ‘Big Six’ los que se han encargado de fichar. Leicester City, West Ham United o Crystal Palace han tenido una ventana de traspasos interesantes.

En contrapartida, los dos equipos grandes de España han sido comedidos en lo que han hecho en esta ventana de traspasos. El Real Madrid vendió a Raphael Varane al Manchester United, como ya se ha comentado. También vendió a Martin Odegaard al Arsenal. Y luego decidió no renovarle a Sergio Ramos, el capitán de un época dorada del Real Madrid, sobre todo en la Champions League. Se trajo a David Alaba del Bayern de Múnich, luego de que el jugador austríaco finalizó contrato con la entidad bávara, y a Eduardo Camavinga a cambio de €30.000.000, un jugador que a sus 18 años acumula dos de experiencia profesional.

El Barça, por su lado, se ha limitado a intentar dar salida a jugadores. Tan mala es su situación económica, que no pudo renovar a Lionel Messi. Y luego, tuvo que pedir a Gerard Piqué, Sergio Busquets y Jordi Alba que se rebajaran el sueldo. Con todo y ello, se logró traer al ‘Kun’ Agüero, Memphis Depay y Eric García, todos tras la finalización de sus respectivos contratos en sus equipos anteriores.

El campeón de Italia también perdió a jugadores importantes al poderío de los equipos de Inglaterra y del respaldo financiero del PSG. El que fue el mejor jugador de Inter, Romelu Lukaku, se fue al Chelsea por un coste de €115.000.000. Achraf Hakimi, uno de los mejores laterales-carrileros de la Serie A (independientemente del costado de la cancha al que uno se esté refiriendo) se fue al París Saint-Germain. Ante esta situación, en la que el equipo no buscaba fortalecerse sino salvar la viabilidad económica, el entrenador Antonio Conte decidió salir del equipo. En su lugar entró Simone Inzaghi, el hermano de la leyenda del máximo rival de la ciudad, el AC Milan. El equipo sólo llegó a reemplazar sus dos pérdidas con el fichaje a coste cero de Edin Dzeko y el préstamo con opción de compra de Denzel Dumfries.

El AC Milan sí que hizo un desembolso considerable (en torno a los €70.000.000). El tema es que ese dinero le sirvió para traer una buena cantidad de jugadores. Y eso que gastó €44.000.000 en dos jugadores: Fikayo Tomori (tras un período cedido) y en el reemplazo de Gianluigi Donnarumma en la portería, Mike Maignan. Algunos jugadores como Yacine Adli fueron fichados para luego ser cedidos. Y luego están jugadores establecidos como Florenzi y Giroud, que son refuerzos muy interesantes para un equipo que quedó en el segundo lugar de la Serie A. Sin embargo, todavía se antoja difícil que los milanistas vuelvan a lograr algo interesante en Europa de momento. En Italia, si acaso por la debilidad de sus rivales que no se encuentran en el mejor de los momentos.

Ganadores

La Premier League sigue en su marcha hacia convertirse la liga doméstica que más y mejor talento acumula, debido a esos derechos televisivos que es capaz de negociar. Como entidad, como actor dentro del mundo del fútbol, hay que considerar a esta competición como uno de los ganadores de este mercado de fichajes. El París Saint-Germain, al fichar a Messi, Sergio Ramos, Georgino Wijnaldum, Gianluigi Donnarumma, Achraf Hakimi y Nuno Mendes; al tiempo que conservó a Mbappé; tuvo un mercado de traspasos espectacular. Tras estas incorporaciones, es imposible no decir que el PSG es el gran favorito a ganar la Liga de Campeones.

Perdedores

La Liga se quedó sin Lionel Messi, y ahora no tendrá la hegemonía del fútbol que tuvo en otros años. Los enfrentamientos Messi-Cristiano ya hace algunas temporadas que no se ven. Pero ahora es que no se podrá ver a Lionel Messi jugar en La Liga. Particularmente doloroso para el Real Madrid es perder a Sergio Ramos y no tener a Mbappé para este curso. El Barcelona perdió a Messi y tuvo que hacer malabares para hacer frente a sus dificultades económicas. Sólo el Atlético de Madrid y el Sevilla lucen igual o más fuertes que la temporada anterior. Difícilmente serán candidatos a ganar la UEFA Champions League, aunque dicho esto nunca se puede descontar al prestigio y saber ganar del Real Madrid, ni la capacidad de sufrimiento que tiene el Atlético de Madrid bajo las órdenes del Cholo Simeone.

La liga italiana también ha quedado debilitada. Esto, porque el equipo que ganó la Serie A —el Inter— perdió a sus estrellas debido a las dificultades económicas que atraviesa. La Juventus tuvo que desprenderse de Cristiano Ronaldo, que siempre aportaba mayor caché a la Serie A. Milan, pese a sus desembolsos, no es que haya quedado a la altura de los equipos que podría decirse que son candidatos a ganar la Champions League.