En el panorama actual del fútbol, en el que priman resultados a cortos plazos y se ejecutan decisiones pensando en ello (casi siempre despedir un entrenador y contratar a otro), hay quien se pregunta si es posible planificar a largo plazo y ejecutar ese plan. La persona que se encarga de ello se le conoce como el director deportivo. Si bien el entrenador se encarga del día a día, el director deportivo se encarga de darle continuidad a un proyecto más allá de las idas y venidas de los entrenadores.

El director o directora deportiva se encarga del primer equipo en cuestiones de reclutamiento, instalaciones, cuerpo médico y de fisioterapia, el estándar del estado físico de los jugadores y jugadoras, y el comportamiento dentro del equipo así como su cultura. También supervisa la academia, con el fin de que una buena cantidad de jugadores educados en el propio equipo hagan carrera dentro de él.

Los últimos entrenadores de un perfil importante que además de sus roles tradicionales dentro del campo, también hacían las labores de un director deportivo fueron Arsene Wenger y Sir Alex Ferguson. Wenger, en el Arsenal, vio como su reinado iba convirtiéndose cada vez más en uno mediocre y por eso, tras su salida, los dueños del club londinense trajeron a Raúl Sanllehí, que venía de un período de mucho éxito en el Fútbol Club Barcelona. Las operaciones relacionadas al deporte quedo en manos del catalán (un CEO en toda regla de todas aquellas cuestiones que no estén relacionadas a la parte comercial y de negocio), quien decidió traer a un director deportivo que apoyara al sucesor de Arsene Wenger, el hondarribiarra Unai Emery, en sus labores de hacer que el equipo volviera competir por todos los títulos. El elegido fue Edu Gaspar, exjugador brasileño del Arsenal que ganó la liga inglesa siendo parte de los famosos ‘Invincibles’. Edu fue el coordinador de la selección brasileña, y la abandonó tras la consecución del título de la Copa América 2019.

Edu Gaspar fue parte del equipo del Arsenal que ganó una Premier League sin perder un partido. Hoy es director deportivo del equipo / Arsenal.com

El caso del Arsenal hay que verlo en su contexto. El equipo cada año obtenía peores resultados, así que se tomaron cartas en el asunto. Las circunstancias de la salida de Arsene Wenger fueron extrañas ya que tenía un año adicional en su contrato. Despedirlo después de 22 años a cargo del club habría sido poco ceremonial. Pero también es cierto que le pusieron una estructura a su alrededor que lo incomodaba. Estaba acostumbrado a decidir sobre aspectos deportivos que no trascendían el terreno de juego, y de repente veía como le quitaban poder. Sin embargo, el caso del Manchester United con Sir Alex Ferguson es distinto porque el equipo venía de ganar una liga inglesa. El equipo era ganador, y no le hacía un director deportivo porque la planificación siempre la hacía Ferguson. El club estaba hecho a imagen y semejanza del escocés, cosa que causó un gran trauma cuando se retiró.

Cuando hubo que buscar un entrenador, no había una estructura que velara por el futuro del equipo a mediano y a largo plazo. Y cuando el primer entrenador después de la ‘era Fergie’ —David Moyes— fracasó, se procedió a despedirlo a contratar a uno nuevo, de estilo muy disitinto: Louis Van Gaal. Tras dos años sin pena ni gloria, hubo otro golpe de timón y se trajo a José Mourinho, quien es un entrenador de estilo muy distinto a Van Gaal. Tras dos temporadas y media, el United despidió a ‘Mou’ para traer a Solksjaer. El resultado: la temporada 2019-2020 están fuera de la Champions League, y con 10 puntos de 27 posibles. El hecho de que el United no tenga un director deportivo no explica por sí solo el mal andar en los últimos años del equipo. Lo que sí es innegable es que su entrenador actual tiene una desventaja considerable, porque sus colegas en los demás equipos ingleses por lo general llegan con una buena parte del trabajo adelantada ya que existe la planificación deportiva. El entrenador sólo tiene que recoger el testigo que le entregan para que siga adelante con la línea trazada por la dirección deportiva.