El Chelsea empató de visitante contra el Real Madrid en un partido en que los ‘blues’ fueron superiores al equipo blanco. Quien lo hubiera dicho en enero, cuando Frank Lampard era el entrenador y los resultados iban de mal en peor. Pero Thomas Tuchel llegó y en 22 sólo ha perdido dos encuentros y ha encajado solamente 10 goles. El Real Madrid, en cambio, viene de empatar dos de los últimos tres partidos de La Liga. El estado de forma que permitió ganar el Clásico y eliminar al Liverpool parece que se extingue poco a poco, aunque a este equipo de Zidane no hay que darlo por muerto jamás.

El 1-2 que logró el Manchester City frente al PSG es todo menos definitivo, aunque la ventaja claramente está para el equipo inglés, tanto por los goles de visitante como por el juego mostrado (particularmente en la segunda mitad del partido). El PSG parece que logró lo imposible al eliminar al Bayern de Munich. Pero en la liga francesa, no va de primero —cosa que está prácticamente obligado a hacer todos los años a esta altura de la temporada—. El Manchester City, que arrasó la Premier League pero que en los últimos partidos ha mostrado ciertas debilidades. Perdió contra Leeds United teniendo uno jugador más y luego fue eliminado de la FA Cup por el Chelsea de Thomas Tuchel.

Así, tenemos a cuatro equipos de élite, en los que tres han mostrado un gran nivel en la temporada pero han empezado a mostrar grietas, y uno (el Chelsea) que tras una primera mitad de temporada de muchas dudas, con Thomas Tuchel todavía no se conoce el techo del equipo tras actuaciones y resultados excelentes. 

Es por ello que los dos equipos ingleses deben ser los favoritos para ganar la Champions League. El Chelsea logró el muy ansiado gol de visitante y no ha mostrado signos de ir a menos durante los 22 partidos que Thomas Tuchel ha tenido a cargo del equipo del oeste de Londres. Debe ser dicho que el Real Madrid en Liga de Campeones tiene un nivel que para ser eliminado requiere de actuaciones sobresalientes, así que el Chelsea está muy lejos de tener un puesto asegurado en la final de la Champions League.

El escenario, como están las cosas en este momento, es de una mayor probabilidad de que haya una final inglesa. Porque el Manchester City obtuvo un muy buen resultado de visitante: una victoria y además anotó dos goles para remontar el gol inicial del PSG, obra de Marquinhos. SI bien el equipo parisino dominó la primera mitad del partido —en particular la primera media hora—, el Manchester City demostró ser capaz de sacudirse ese dominio para luego ser el claro dominador en el segundo tiempo y sacar una importante victoria a domicilio.

Si se da una final inglesa, ya el Chelsea de Thomas Tuchel fue capaz de ganar al City en la FA Cup. Pero una final ya es otra cosa. Pero sólo por el precedente, el Chelsea es el ligero favorito.