Presentación de Neymar en el PSG en el año 2017, en el que fue el traspaso más caro de la historia. Foto de Antoine Dellenbach con Licencia Creative Commons Attribution – Share Alike 2.0 Generic.

Como el fútbol es una industria de audiencias, hay que mantener el interés. Cuestiones muy propias del marketing digital como el engagement se vuelven consideraciones clave para que los equipos sean relevantes y haya expectación de cara a la siguiente temporada.

En el verano, los clubes de fútbol se quedan rezagados en atención mediática debido a que hay descanso para los futbolistas. O hay torneos de selecciones. Entonces, si un equipo muestra interés en un futbolista que está de moda porque es joven y ha empezado a hilar buenas actuaciones, atraerá interés. Efectivamente, los equipos van a querer que haya mucho interés en ellos. Pero los que más necesitan que haya de qué hablar en el mundo del fútbol son los medios de comunicación. Sobre todo los especializados en este deporte. Un posible traspaso es una excelente noticia, sobre todo si es una estrella o un equipo de la élite europea los que están involucrados.

Los que viven de producir contenidos no ven el momento en que empiecen las diferentes competiciones para volver generarlos.  Durante el verano, los rumores que vienen del entorno de un jugador, agente o equipo respecto al movimiento de un jugador hacia otro equipo es lo más fácil. En este verano —en el que ha habido Copa América, Eurocopa y Juegos Olímpicos— puede que sea un poco más fácil vivir sin los rumores constantes de traspasos. Además, la situación por el COVID-19 no está para hacer grandes desembolsos para hacer grandes fichajes.

Entonces, sabemos que un rumor puede hacer que se hable constantemente de un club en los medios, beneficiando al equipo en cuestión. También los medios se benefician, porque en un momento en el que el acontecer noticioso relacionado a los clubes esté paralizado, de repente hay material para generar contenido. El beneficio para los jugadores es el de mejorar su capacidad de negociación al estar vinculado con otros equipos.

Los rumores de traspasos y el COVID-19

Como los equipos tienen una menor capacidad de percibir ingresos y, por consiguiente, de pagar salarios elevados como los que se ven en los mejores equipos de Europa, muchos equipos están interesados en salir de jugadores. Ello se ve claramente en los tipos de rumores que se ven. Son básicamente de ofrecimientos de equipos a otros por un determinado jugador. Y en muchos casos, son los propios jugadores los que desmienten la situación cuando por lo general a las especulaciones de traspasos suelen responder con un “en el fútbol nunca se sabe”. Se entiende que cualquier contrato nuevo será a la baja, por lo que está en el mejor interés de los jugadores quedarse con un contrato de pre-pandemia.

Sólo una liga como la Premier League, que distribuye entre sus equipos 2.500 millones de libras esterlinas entre los equipos que la conforman y de manera más o menos igualitaria, es capaz de hacer grandes desembolsos de dinero para hacerse con los servicios de jugadores. No en vano, los jugadores de los que quieren salir los grandes equipos de España son constantemente vinculados con equipos ingleses. Coutinho, Varane, Saúl Ñíguez, Antoine Griezmann u Ousmane Dembelé han estado vinculados con Liverpool, Manchester United y Chelsea. Pero también hay rumores de un canje de jugadores Griezmann-Saúl entre Barça y Atlético.

No hay equipo que encarne mejor las dificultades económicas producidas por la pandemia del COVID-19 que el Fútbol Club Barcelona. Y sólo hay que ver su política de traspasos para este verano. De los cuatro jugadores que han llegado Barça, tres (el ‘Kun’ Agüero, Memphis Depay y Eric García) lo han hecho tras finalizar contrato. Es decir, en teoría llegan a coste cero. Sólo hubo un desembolso de 9 millones de euros, y fue para traer a Emerson Royal del Real Betis. En el departamento de salidas, se logró mover a Junior Firpo al Leeds United y a Jean-Claire Todibo al OG Nice. Juan Miranda, Carles Aleñá y Matheus Fernandes ya se han ido, mientras que Francisco Trincão se fue a través de un préstamo con opción de compra al Wolverhampton. Y por supuesto, está el tema de la no renovación por el momento de Lionel Messi.

Lo del Barcelona es un síntoma de algo que están sintiendo todos. Se ve en los rumores de traspasos que se publican, así como también en los fichajes que acaban materializándose. Los rumores de traspasos son parte del fútbol como industria, y en este momento cuentan la historia de la pandemia y de cómo ha afectado la salud financiera de este deporte.