Ya que hay un parón por las fechas FIFA, deberíamos ver cuáles son las selecciones que podrían ir al próximo mundial. Las selecciones con el cartel de “no favoritas”, o de underdog, generan en algunas personas que buscan que David le gane a Goliath en todos los terrenos en los que se de un enfrentamiento similar. Siempre se viene a la mente cuando Grecia ganó la Eurocopa del 2004 ante los anfitriones, Portugal, que tenían en sus filas a Rui Costa, Figo, y a un joven Cristiano Ronaldo.

 Algunas selecciones tienen ese cartel, pese a que empiezan a acumular talento para ser tomadas más en serio. Una de ellas es Noruega, que sólo ha ido a tres mundiales en su historia. Pero camino de Catar 2022, la cosa podría ser distinta. Tiene a una de las grandes superestrellas jóvenes del fútbol en Erling Haaland (20 años), así como también a un proveedor de asistencias como es Martin Odegaard (22 años). La columna vertebral de este equipo la completa el mediocampista del Sheffield United Sander Berge, de 23 años, y Kristoffer Ajer —defensa central del Celtic de Glasgow y que tiene 22 años—. El reparto, la parte que a lo mejor no son las estrellas del equipo pero que igual es importante que tengan un buen nivel, lo componen Alexander Sorloth —delantero del RB Leipzig—, Jens Petter Hauge —del AC Milan—, Mohammed Elyounoussi —del Celtic—, y Joshua King —jugador que pertence al Everton—.

 Los noruegos tendrán que hacer frente a un grupo muy complicado, donde ya Turquía ganó a las dos selecciones que acumulan más talento: Noruega y Holanda, y curiosamente soltó puntos contra Estonia. Para poder ir al mundial, la selección nórdica tendrá que desbancar a una de estas dos selecciones, cosa que no será nada fácil.

 Otra selección que se debería tener en cuenta es la de Escocia. Tienen a dos de los mejores laterales izquierdos de la Premier League en Andrew Robertson y Kieran Tierney. Al ser ambos tan importantes en la selección, Tierney está jugando de central en una defensa de tres (o de cinco), mientras que Robertson juega de carrilero. Uno juega en el Arsenal, y el otro juega en el Liverpool —equipos ilustres de la liga inglesa—. Otro que juga en uno de los grandes es Scott McTominay (el Manchester United) y ya es un fijo en la selección escocesa. Junto a él, juega Scott McGinn jugador muy interesante de un sorprendente Aston Villa que aspira a llegar a una competición europea tras muchos años fuera de ellas.

 En el ataque, dos jugadores muy interesantes. El ‘10’ del Celtic de Glasgow, Ryan Christie, y Stuart Armstrong, un extremo que también puede jugar de ‘10’ y que juega en el Southampton. Che Adams, quien recientemente decidió representar a Escocia, probablemente también sea el titular. Siendo un jugador del Southampton —equipo que empezó la temporada muy bien, amagando con ir a Europa, y que luego se cayó— y con mucha regularidad, aportará mucho físico, juego de espalda al arco, y una buena capacidad anotadora.

 Tras más de 20 años fuera de cualquier competición de relevancia, los escoceces estarán en la Euro 2020 pospuesta para este 2021. Integrarán el grupo de Inglaterra, Crocia y República Checa. De arranque, sería una sorpresa si logran pasar. Pero tampoco es que sea una misión absolutamente imposible, porque el talento lo tienen. Algo de inspiración, suerte, o ambos, podría hacer que hagan una Eurocopa digna. Sus aspiraciones para llegar a un mundial también van por el mismo camino.